martes, 20 de octubre de 2009

Soy separada..., y tengo un hijo....

Soy una mujer separada de hecho hace 3 años, pero sola desde mucho antes y divorciada hace un par de meses... y debo reconocer que la vida no ha sido fácil para mi, sobre todo cuando vienes de una familia del sur, conservadora y "a la antigua".

Tomar la decisión de separarme no fue fácil, especialmente cuando tienes la presión de una familia en la que las mujeres siempre tienen la culpa y cada vez que pueden te lo enrostran como si fuera un pecado capital decir: "sabes qué??, no quiero más de esta mierda!!"..., como si de ser una "mujer casada", pasaras a ser un puta..., cómo si de ser una buena madre pasas a ser una perra que no piensa en los hijos....

Quieren saber cómo tomé la decisión de separarme???, pues bien... es mi blog y más tarde entenderán por qué me atrevo a contar algo tan personal a quien quiera leerlo....

Recuerdo que era una noche de abril, llevábamos mucho tiempo con problemas, mi hijo y yo pasábamos más tiempo solos que con él, y supongo que eso permitió que la separación no fuera tan dolorosa para él y más llevadera para mi. Mi hijo tenía como 3 años y ya estaba durmiendo. Salí al pasillo a fumar a oscuras, y lloraba y lloraba mientras a lo lejos escuchaba las conversaciones de otros departamentos. Entonces, y después de pensarlo mucho, de pensar en cómo me las arreglaría, en qué le diría a Javier y lo que era peor qué le diría a mi familia, me hice una sola pregunta: "te gusta la vida que llevas??"... y la respuesta retumbó en mis oídos como si alguien me lo hubiera gritado: "NO!".... y con la cara llena de lágrimas, terminé mi pucho, entré en el depto, agarré un bolso, metí ropa de Javier y unas pilchas mías, la leche, la mamadera, tomé a mi cachorro y me fui.... dejé todo... un depto nuevo, auto, comodidades, vacaciones, todos los sueños que una vez tuve... pero el único sueño que no dejé fue el de ser feliz algún día... y aunque lo sigo intentando cual mono porfiado, todavía tengo la esperanza que encontraré a un hombre que me quiera como soy y con lo que tengo...

Los días que vinieron fueron los más difíciles..., el bancarme la decisión que había tomado y todo lo que significaba para mi familia, que, cómo era de esperar, me culparon de todo pero como "somos familia", tenían que "soportarme"... si hasta, con un profundo dolor en mi corazón, debo decir que en honor a la verdad, que mi propia madre me culpó y me culpa todavía de todo y ha sido ella una de las personas que más me ha herido en la vida por haberme separado. Pero es mi madre y como hija he tenido que aprender a vivir con eso... pero si algo saqué de la experiencia con mi madre, es que jamás en la vida dejaré de apoyar a mi propio hijo frente a otros, aunque esté equivocado, porque el desprecio que más duele es el de la propia madre, aquella que te parió, que te dio de mamar, que te limpió el poto y que te ayudó a dar tus primeros pasos.

Recuerdo que estuve meses viviendo de allegada en casa de mi hermana, y ella fue quien más me ayudó y me apoyó en la durísima tarea de explicar a Javier por qué no volvíamos al departamento.... pasé por todas las etapas, .... pena, rabia, dolor, amargura, soledad, no saber qué hacer, y aunque al principio le decía cualquier cosa a Javier para calmar sus preguntas, después que comencé a aceptar el tema tomé la decisión de no mentirle y en medio de una de sus rabietas porque su padre no venía a buscarlo, le dije con todas sus letras que jamás volveríamos al depto, porque su papá y yo nos habíamos separado porque es mejor eso a estar peleando todos los días, que era mejor para él y para todos vivir solos y no sumidos en una constante guerra. Eso fue lo más duro que me ha tocado en la vida, y aunque en su momento me sentí horriblemente mal por hacerle ese daño a Javier, creo que fue la decisión correcta..., decirle la verdad, aunque le duela es mejor que mantenerlo engañado porque la desilusión sería más dolorosa aún. Esos meses fueron los más largos de mi vida, los más tristes pero no por haberme separado, sino que por mi hijo.... por tener que dar excusas wueonas de por qué su padre no venia a verlo a la hora acordada o simplemente no venía, tristes al tener que recibir a mi hijo en la calle cuando su padre lo traía, tristes porque las atenciones que yo le daba no eran las mismas que él padre le daba, porque varias veces mi pequeño llegó entero mojado porque se había hecho pipi.., triste porque un día de lluvia se me cayó de los brazos directo a una posa de agua...

Esos meses que pasé con mi hermana siempre tuve la intención de tener algo mio y de mi hijo, nuestra casa donde nadie me diga qué hacer y nadie le diga a él que no salte, que no meta ruido y recuerdo que una tarde después de la pega abrigué a mi hijo y salimos a preguntar por el barrio por alguna casita que arrendaran y como era de esperar todo era impagable para mi... y volvía a la casa muy desilucionada, derrotada más bien dicho...lo que quería no era volver a la casa, sino que seguir mi vida sola con mi hijo y mi padre compro una casa para mi, una casa que estoy pagando puntualmente, que no está bonita, ni arreglada, que tiene piso sin cubrir, que está entera descuadrada, que nada convina con nada pero que finalmente es MI casa. Cuando mi padre la compró era horrible, pero la arreglamos y digo arreglamos porque yo también trabajé..., trabajé como hombre..., botando muros, recogiendo escombros hasta las 12 de la noche, con las manos rotas hasta la sangre, al cara y la ropa llena de tierra, pero me sirvió como terapia y me sirvió para convencerme que si me la podía, que sin un hombre al lado soy capaz de hacer muchas cosas, si hasta ahora soy yo quien cambia las gomas de las llaves o limpia el sifón..., si hasta se usar la sierra eléctrica y el taladro. Se armó un dormitorio, el baño y la cocina..., Mi tía me regaló sus sillones y un mueble, del depto me traje el refri, la mesa, la cama de Javier, la lavadora y la secadora, me compré mi cama, los muebles de cocina y la cocina propiamente tal, dos closet y con eso vivo... el piso es de madera y está entero parchado y no me da vergüenza decir que con eso vivo...., algún día cambiaré los sillones y me compraré una mesa nueva, pero al menos tengo un lugar donde abrigar y dar de comer a mi hijo...

Es cierto que tengo sólo un hijo y que es más fácil que si tuviera más, pero el sentimiento de abandono que uno tiene cuando te separas es el mismo para todas...., la presión social de tener que hacerlo bien para que no digan que no te la puedes es enorme, la responsabilidad de ser padre y madre al mismo tiempo, de no tener con quien compartir la responsabilidad, es desgastante... pero creo que lo he hecho mejor de lo que muchos creían... y lo que es más importante.... vivo en paz. El no escuchar insultos, palabras hirientes, malos tratos, desprecios es impagable.

El proceso no es fácil, pero a la larga es sano... y hoy quise hablar de esto porque alguien cercano tendrá que vivirlo y sólo puedo decir que aunque no se lo deseo a nadie, el separarse muchas veces es la opción más sana para todos... y a los niños, siempre decirles la verdad porque al final su padre siempre seguirá siendo su padre..., pero quien tiene que dar explicaciones siempre es la madre..... y que va a llorar y gritar y maldecir y culparse y sufrir y aguantar críticas y acusaciones, y se sentirá sol@ y volverá a llorar y sentirá que todo es negro, que no quiere levantarse, ni maquillarse, ni siquiera tomar un ducha, ni comer..., claro que lo hará.... pero algún día la pena, el sentimiento de frustración y la impotencia pasará... y como dicen por ahí... es mejor una buena separación que un horrible matrimonio... y por sobre todo.... DIGNIDAD. Dignidad para ser mejor madre y mejor mujer...., dignidad para mirar a todos a la cara...., dignidad para aceptar que uno no siempre tiene lo que quiere y que es mejor tener lo que necesitas.

Te quiero mucho y nunca olvides que siempre estoy de tu lado.

martes, 13 de octubre de 2009

Alguien

Conocí a alguien,
alguien tan imperfecto como yo...
alguien que cuyo pasado lo condena...., igual que yo....
alguien que ha mentido, engañado, traicionado.... igual que yo...
alguien que ha sido engañado y traicionado..... igual que yo....
alguien que ha perdido todo.... igual que yo...

Conocí a alguien que surgió de la nada....
que se presentó ante mi con todos sus defectos y que vio los mios... y no dijo nada....
alguien que tomó mi mano y no quiso nada más....

Conocí a alguien que se ve de una forma, pero es de otra...
alguien que no me pide nada, pero me ofrece todo...
alguien que nadie quiere para mi.... y que nadie me quiere para él...
aunque algo me dice que si es para mi.... y que si soy para él...

Conocí a alguien que me llama 100 veces al día....
alguien que nadie imaginaría lo dulce que es cuando deja su pega...
alguien que me besa la frente y las manos...
alguien que me lee entre lineas...

Conocí a alguien que me tiene asustada...
alguien que no trata de parecer nada.... sólo es... y me deja ser....