jueves, 4 de marzo de 2010

27-02


27 de febrero de 2010...., faltaron un par de días para que se cumplieran justo 25 años del último terremoto que me tocó vivir....
mi madre en tanto, es el tercero de su vida y el segundo más fuerte...., es de considerar entonces que me tocará un tercer terremoto antes de morir...

Fueron los 2 minutos más largos de mi vida, fueron los 2 minutos en que no tan solo era responsable de mi vida, sino que además fui responsable de la vida más preciada que tengo: mi hijo...

Aquellos que me conocen, sabrán del terror que me causan los temblores... sabrán que mi reacción es salir corriendo... a donde?... no sé... por qué?.... tampoco se.... pero esta vez, me mantuve tranquila dentro de todo..., no grité, no lloré, no salí corriendo, sólo me preocupé de mi hijo... cuando comenzó pensé que era sólo otro temblor, pero fue incrementando y le grité al Javier que se levantó enseguida... sin ropa, y yo sólo con polera y en calzones.... antes del corte de luz, alcancé a bajar al primer piso, a ponerle uno de mis sweter, a abrazarlo y apoyarnos debajo de una viga y aunque no lo crean alcancé a explicarle lo que pasaba, y lo que iba a pasar.... luego se cortó la luz y los dos apoyados contra la viga sólo sentia el ruido, la quebrazón de cosas, y el latido de mi corazón..., Javier quiso llorar, y logré calmarlo... y el temblor no pasaba... en un momento sentí que ya no daba más, que no soportaría más, esa sensación de no poder hacer nada, de tener que esperar que terminara... 2 mimutos demasiado largos, y comenzar a respirar tierra en lugar de aire... de tratar de proteger a mi cachorro controlando mi propio miedo..., sin ver nada, sin saber hasta qué punto la casa podría resistir... alcancé a rezar 2 "Padre Nuestro", y no fue porque me haya rendido a la voluntad de Dios, sino que talvez necesitaba sentir que estaba viva, despierta, y escuchar mi voz un poco para ahogar el ruido... y que Javier escuchara que estabamos juntos.... miré hacia la ventana y a travez la poca luz que entraba veía una nube de tierra que se levantaba.... sentía en mis pies descalzos los trozos de vidrios que saltaban.... Javier temblaba en mis brazos y yo temblaba rodeandolo... y nos quedamos allí, bajo la viga.... abrazados.... esos dos eternos minutos.... pero siempre tuve la convicción que ibamos a salir bien de allí... que no ibamos a morir...
cuando se detuvo.... caminamos abrazados hacia la puerta.... abrí y comenzé a llamar a mi tío.... pero no me contestaba... lo volví a llamar.... y nada.... todo oscuro, la gente corría por el pasaje..., algunos lloraban.... y yo con mi hijo a medio vestir abrazados en la puerta.... por fin mi tio vino a vernos, y le di a Javier para que me fuera a vestir, no sé cómo pasé entre los vidrios...ni cómo subí ni como encontré mi ropa ni mucho menos cómo busqué pantalon y calcetines pa javier... cruzamos la calle a la casa de mi tio, mi tian en tanto era un atado de nervios, le dejé al Javier y nos fuimos a ver a mi hermana... corrimos 3 cuadras... y al llegar, la casa todavía estaba cerrada... la vecita tocaba y tocaba... y ellos no salían. Mi hermana estaba sola con sus 3 niños y el perro y de pronto salieron, con la Sayen en los brazos, el Seba con el Perro y la otra con algunas cosas en las manos. Mi hermana estaba desesperada por mi mamá que estaba sola en su casa de Quilicura y quería ir altiro a buscarla, la tranquilizamos y volvimos a la casa de mi tio. Allí nos quedamos, los niños ya no dormían. Volvi a mi casa a cortar el gas y juntar agua, barrí un poco los vidrios. Todos estaban bien, faltaba mi mamá y mi mamá. tomé el telefono y marqué a la casa de mi mamá y ella me contestó, estaba bien, los vecinos vinieron a verla y estaba con ellos. Fue la única llamada que pude hacer y nos quedamos más tranquilas.
Cómo a las 5 fui con Alex a ver a mi prima Lety que había llegado de Puerto Montt hace un mes... ellos tambiene estaban bien... luego como a las 6 nos fuimos a buscar a mi mamá. No puedo negar que estaba asustada, no sabía las condiciones en que estaba la carretera ni el paso sobrenivel para entrar a Quilicura... afortunadamente llegue bien... pero cuando vi a mi mamá, me alegré más y le dije que nos fueramos..., entré a la casa y todo era un desastre. Mi papá por años ha coleccionado botellas de todas las formas, de todos los tragos y todo se vino abajo, era un olor terrible, vidrios por todos lados, todo mojado. Un mueble estaba por caer porque una botella había caído atrás y lo estaba empujando. Estructuralmente la cas estaba bien, pero a dentro era un desastre. Fui atrás a cortar el gas pero no había paso, todo en el suelo, asi que me puse la linterna en la boca y pasé por encima de todo. Me traje a mi mamá pá la casa... creo que como a las 9 de la mañana dormí unas 2 horas... Ahora la preocupación era por mi papá que estaba trabajando en San Fernando hacia la cordillera, donde no hay comunicación alguna. Pero yo tenía esa sensanción que nada le había pasado, que sólo estaba aislado, incomunicado. Cómo a las 12 nos llamó y venía en camino, llegó como a las 4 de la tarde y ya estabamos todos juntos.

Los últimos días hemos estado durmiendo en el living, según mi hijo, porque estamos más cerca de la zona de seguridad... y tiene razón... los temblores siguen... y es dificil no pensar en que talvez el 8.8 no fue lo peor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario